+34 981 558 883

Reserva Online

Precio minimo garantizado

Reserva Online

Archipiélagos de letras: un paseo por la librería Encontros

Los queridos viajeros que aterrizan en el Hotel Literario San Bieito aportan a su equipaje habitual un trozo del aura que aporta la costumbre de adentrarse en la jungla de la palabra escrita. Uno pierde el sentido del pasaporte cuando, aterrice, atraque o franquee cualquier ciudad, siempre acaba caminando por las calles en busca de una librería. Hay un viaje dentro del viaje (¿metaviaje?) en ese empeño por explorar los mapas simbólicos que se traza en cada isla de los libros. El hotel pone a disposición de sus clientes mapas y guías de Santiago pero desde el blog queremos cartografiar esas ínsulas de introspección que, poco a poco, nos abandonan. Como ballenas de colapur, las librerías claudican y se esconden de los arponazos que asesta la inmediatez y la exposición perpetua en las redes urbanas. Desde capitales mundiales como Nueva York, que pasó de tener 330 librerías a apenas treinta al principio de la década, la ciudad estadounidense cuenta tan solo con treinta librerías oficiales, no sabemos cuántas habrá clandestinas, solo sabemos que existen.

Ya hemos escrito sobre la Rúa do Vilar y el encanto burgués y progresista que cultivó durante el siglo XIX y parte del XX. En la aldea más grande del mundo, como escribió Cunqueiro, el empeño por el avance material y social llenó el primer burgo compostelano de librerías, joyerías y bazares a rebosar de artículos que definían al hombre moderno. De aquellas tiendas, esos paseos: el tránsito por la rúa combinaba escaparates cada vez más iluminados con transeúntes que alternaban saludos y miradas más o menos largas al género expuesto.

La topografía doméstica, la proximidad local se escurrió con los años y los cambios. De la tradición comercial de la rúa do Vilar, hoy solo queda la librería Encontros. Abierta en la década de los años 40 del siglo XX como Librería Carballal, conoció su “segunda vida” como librería Encontros durante la segunda mitad de los años noventa, cuando la familia Segade se hizo cargo del negocio.

Librería Encontros

Hoy las hermanas Concha y María Segade atienden esta librería que engancha a las miradas de los visitantes de Compostela gracias a su escaparate amplio y abierto a quienes descienden hacia la rúa do Vilar desde la Praza do Toural.

Interior Librería Encontros

El espacio de la librería imita a los grande peces bíblicos: hasta que te engulle, no puedes conocer su verdadera dimensión. Los libros se apilan en sencillas estanterías que acogen volúmenes desde el suelo hasta el techo. La librería guarda un segundo espacio, apenas visible desde la calle. 

La entrada de la librería recoge ediciones de libros de bolsillo más vendidos, así como guías y libros relacionado con el turismo en Galicia. Es la parte de atrás, el lomo del gran pez, el que guarda un espacio para abanadonarse a ese extraño placer de hojear las primeras líneas de un libro, allí donde sabremos si nos enganchará o será un libro escrito, probablemente, para otra persona.

¿Qué libros podemos encontrar en Encontros?

La apuesta de esta pequeña librería pivota sobre las reediciones de  clásicos y la atención a los proyectos que van sacando la nueva generación de editoriales que han surgido durante los últimos diez años en España. Aunque si tuviésemos que escoger una virtud de Encontros sobre las demás, es la dedicación que prestan a cada cliente: desde buscar durante meses un volumen casi desaparecido de El Reino de los Réprobos de Anthony Burgess hasta una atención en descubrir cuál es ese libro que hemos visto pero del que ahora no nos acordamos exactamente...

Interior Librería Encontros

Además de los libros de sellos editoriales independiente, las hermanas Segade coinciden en su amor por los libros “bien hecho”. Así, podemos encontrar publicaciones de gran formato en los que destaca las cuidadas ilustraciones y muchas reediciones de los clásicos, de esos que están tan bien escritos que parece que traspasarán las barreras del tiempo y el espacio.

Comentarios