+34 981 558 883

Reserva Online

Precio minimo garantizado

Reserva Online

Santiago de Compostela en cinco paradas gastronómicas

30/07/2015

Por fin ha sucedido: tras años siendo un lugar de visitas que vienen y van, Santiago de Compostela amplia el campo de oferta y comienza a ser un destino gastronómico. Los turistas ya no solo te preguntan por dónde está la Catedral, para verla rápido y coger la carretera en dirección a la costa. No. Hoy es muy posible que los forasteros le pregunten por dónde queda tal restaurante o, mejor aún, buscan con devoción el Mercado de Abastos y saben que los mejores días para visitarlo es el martes y el jueves. Incluso el portal Skyscanner coloca a Santiago como la segunda mejor ciudad de España para comer. Puede ser que la Compostela gastronómica esté sucediendo después de muchos años de trabajo pero, ¿dónde ir? Presentamos Santiago de Compostela en cinco paradas gastronómicas.

Mercado de Abastos: aquí empezó todo. Este espacio histórico de la ciudad, en donde las gentes de las parroquias y de la costa se acercaban para vender los productos del agro y el mar, se convirtió también en un atractivo turístico y en una formación sentimental para muchos cocineros que pasaron su juventud y formación en la capital de Galicia. Si leen en algún restaurante “cocina de mercado” no es tan solo una etiqueta, es una indicación locativa: es este mercado al que se refieren. Distribuido en naves que recuerdan un poco a la arquitectura prerrománica asturiana, y ocupado en el exterior por las raleiras –mujeres que llegan desde las parroquias a vender los productos que cosechan o crían en casa-- el Mercado de Abastos se ha convertido en el segundo monumento más visitado de la ciudad y junto al comercio, ahora conviven más negocios y, claro está, establecimientos gastronómicos.

Abastos 2.0: todavía no hemos acabado con A Praza (así se conoce al mercado de abastos en la ciudad). El Abastos 2.0 abrió como una apuesta arriesgada hace más de un lustro: una cocina instalada en la vanguardia pero que se acantonaba en un principio: de su cocina no saldría ninguna creación que nos estuviese constituida con productos de la plaza. El dúo formado por Marcos Cerqueiro y Iago Pazos triunfó y su ministerio es requerido en citas gastronómicas en todo el Reino y el concepto de Abastos 2.0 creció con un Ghalpón (local situado frente a las casillas del Abastos 2.0) y el Loxe, un restaurante en Vilagarcía de Arousa ¿Qué podemos comer? Pues por ejemplo un  pulpo a la plancha con espuma de queso San Simón y shitakes,unas almejas al vapor y empanada de carne. Y de beber albariño, por supuesto.

Abastos 2.0

A Moa: el número 32 de la imprescindible rúa de San Pedro (arteria de uno de los barrios con más personalidad y efervescencia de la ciudad) se reserva para un concepto culinario que mantiene los imprescindibles de la tradición gallega, como por ejemplo su riquísimo polbo á feira (pulpo con aceite y pimentón, así, sin más) pero que también juega con platos de sabores innovadores o por renovar algunos platos con nuevos ingredientes y con sensaciones que uno no se espera. Además, claro, que está ubicado hacia el parque de Belvís, un pequeño rincón de descanso y relajación de la ciudad. Recomendamos, además del pulpo, la ensalada de bacalao o los ravioli de calabaza al pesto. Y lo que más les apetezca dela carta de postre: están todos buenísimos.

A Horta do Obradoiro: nos movemos al polo occidental de la ciudad. El occidente de la Praza do Obradoiro reserva una arquitectura tradicional, la esencia rural de Compostela y un buen puñado de restaurantes que merece la pena visitar. La última incorporación es A Horta do Obradoiro, un proyecto en el que se conjuraron Kike Piñeiro, Vanesa Vera Avola y Eloy Cancela, jóvenes aunque sobradamente curtidos cocineros. El espacio renovó las antiguas casas de Hortas, que se reservaban antiguamente a los trabajadores de la Catedral. Por ejemplo, se dice que el espacio de a Horta era una antigua casa de músicos del templo compostelano. Una renovación que aprovecha un espacio estrecho y que homenajea en todo momento a la madera y al espíritu barbanzano de sus fundadores y una cocina en la que lo básico, lo fundamental, los platos de cuchara, vaya y las propuestas novedosas se dan la mano. Recomendamos cualquier opción del menú tradicional y , por favor, aprovechen el verano y disfruten de la sobremesa en su terraza ajardinada.

Restaurante Pedro Roca: seguimos en la parte occidental de la ciudad y es que, si lo pensamos, se unen unos cuantos lugares que merece la pena visitar: Casa Marcelo, A Horta, el Don Quijote...Nos paramos con Pedro Roca porque nos llama la atención la lectura, llena de matices y tan personal, que hace el maestro Roca de la cocina de temporada. Todos los ingredientes son de la estación en la que nos encontremos y el concepto de taberna que se trabaja en el local encuentra un contrapunto en la reinterpretación de los platos, aderezados con la vasta experiencia de Roca. Las setas y hongos tienen un lugar especial en el corazón de esta taberna ilustrada.

Pedro Roca

Así concluye este primer paseo por la oferta astronómica compostelana. Esperamos que regresen para compartir con nosotros otro paseo por la gula apostólica gallega.

Comentarios