+34 981 558 883

Reserva Online

Precio minimo garantizado

Reserva Online

Las empanadas y Santiago de Compostela

La empanada gallega es una de las comidas más típicas de la comunidad y en la ciudad del apóstol tienes la oportunidad de probarla en numerosos restaurantes, bares y panaderías que hay en ella.

Se suele decir, y no es exageración, que en Galicia se empana cualquier cosa comestible, pescados, carnes, conservas, etc. sirven de relleno de una empanada gallega. Este plato, a pesar de pertenecer a la cocina tradicional de la comunidad, no es exclusivo de aquí. Muchos se atribuyen el origen de esta rica comida pero Santiago puede presumir de tener las más longevas del mundo y de que los escaparates en los que se encuentran expuestas sean nada más y nada menos que la Catedral y el Palacio de Gelmírez.

Justo en la parte derecha del Pórtico de la Gloria de la Catedral compostelana podemos observar una serie de personajes tallados en piedra. Situados de una parte de manera ordenada representaban a los bienaventurados que irían al cielo, en el otro lado, puestos de manera más caótica, se situaron a los pecadores destinados a ir al infierno. Entre todos los vicios de los pecadores, en la parte más baja,  podemos contemplar  a una especie de demonio que come un alimento de forma circular, considerado para muchos una empanada. Este personaje es un símbolo de la gula, ya que es representado con una serpiente que enrosca su cuello y por ello está destinado a verla sin poder tragarla.

El Maestro Mateo, decidió plasmarla para su posteridad también en algunas esculturas existentes en el Palacio de Gelmírez anexo a la fachada occidental de la catedral.  Allí en varias de las ménsulas del llamado salón sinodal se pueden observar empanadas talladas también en piedra. La posible identificación como empanada de varias representaciones de la sala se debe a los adornos que la cruzan.

Teniendo en cuenta estos datos,  podemos comprobar que el Maestro Mateo, a finales del siglo XII, ya conocía este manjar. Siglos después seguimos sin poder resistirnos a la tentación de pecar en cada mordisco cuando degustamos esta sabrosa delicia.

Comentarios