+34 981 558 883

Reserva Online

Precio minimo garantizado

Reserva Online

Rincones para disfrutar de la lectura en Santiago de Compostela

03/06/2015

Un pequeño placer que comienza a estar algo anticuado es el de la lectura en público. Las décadas se deslizaron y parece que es tan difícil encontrar a una persona disfrutando de un libro en un lugar público como escuchar a un barquillero. Bueno, quizás no tanto pero sí hay algo de cambio de costumbres. No es que se lea menos pero sí se ha sustituido el libro por cualquier otro dispositivo. Aún así, la capital de Galicia está poblada de rincones al aire libre y a cubierto en los que sumergirse en una narración asombrosa, en cuentos vibrantes, en novelas ejemplares... Aquí apuntamos algunos rincones para disfrutar de la lectura en Santiago de Compostela.

Biblioteca Pública Ánxel Casal: comenzamos con un lugar a cubierto y un poco obvio, la verdad, pero tenemos nuestros motivos. El edificio que alberga la biblioteca pública Ánxel Casal es un ejemplo de la integración de la arquitectura contemporánea con una zona monumental. El juego que establecen entre el edificio, la marquesina que recorre la avenida Juan XXII y convento de San Francisco merecen unos momentos de contemplación. Precisamente la fachada de cristal orientada hacia el oeste de la biblioteca permite disfrutar de este delicado juego de volúmenes y estilos mientras vemos apagare la luz del día tras las colinas de Casa Novas. En cuanto al espacio de la biblioteca, dispone de diferentes salas de lectura, adecuadas para cualquier contenido: desde los sillones para embarcarse la lectura de revistas y magazines editados en todo España, o bien para repasar la prensa internacional. La biblioteca tiene cinco pisos dedicados a un tema cada uno: desde literatura infantil y juvenil, hasta fondos generales de ficción y no ficción, así como un interesante fondo audiovisual.

De lunes a viernes está abierto de 8.30 a 21.00 horas. Los sábados, abre de 10.00 a 14.00 horas.

Café Derby: hablar de creación intelectual, artística y literaria en Santiago sin recordar al Derby es un pecado. Este vetusto café -el más antiguo de la ciudad- significó el encuentro de la sociedad compostelana con el siglo XX. Tras dejar el siglo XIX con estancamiento y depresión cultural, la apertura de este café sacudió un poco a la ajada burguesía compostelana. Así, artistas de vanguardia como Camilo Díaz Valiño participaron en la decoración del local y pronto se convirtió en el epicentro de una tertulia política y literaria en la que participaron insignes escritores como Ramón María del Valle Inclán, Castelao o Domingo García Sabell y en donde se gestó la fundación del Partido Galeguista en 1931. Pasar y disfrutar del ambiente y el mobiliario de la época y abrir una buen libro mientras se saborea un chocolate con churros es, desde luego, invocar el poder de la magdalena de Proust. 

El Café Derby abre sus puertas en la rúa Orfas, nº 29.

Café Literarios: una de las vistas más privilegiadas de la ciudad y un nombre que invita a dejarse llevar por una narración poderosa  que solo se interrumpiría para echar un vistazo al magnífico entorno. La cafetería está situada en la Quintana de Vivos y su terraza domina la que quizás sea una de las plazas más teatrales y hermosas de España. Su interior está decorado con pinturas que evocan el pasado tertuliano y estudiantil que acompañó siempre a este café.

Está abierto desde las 9 de la mañana hasta las 02.30 de la madrugada.

Árbol de los Enamorados, Paseo da Ferradura: el parque de la Alameda en santiago conjuga tantas historias como vistas y rincones. El Paseo da Ferradura (o de los Leones) es un lugar emblemático para los compostelanos y los visitantes. Las famosas estampas de la catedral dominando la ciudad se sacan desde aquí, pero si hay un sitio en el que disfrutar de un libro es el el llamado árbol de los Enamorados: un gigantesco eucalipto cuya corteza recoge unas cuantas declaraciones de amor y que está circunvalado por un banco en el que poder refugiarse a la sombra mientras se disfruta de la fragancia fresca del eucalipto. Abrir un ensayo, novela –o libro de poemas, si está de humor-- y dejar que los sentidos se adecuen a los sonidos y olores del parque botánico es uno de esos placeres que reclama ser vivido en Compostela.

Parque de Vista Alegre: una de las últimas incorporaciones a las zonas verdes de Santiago promete también ser un lugar excepcional para la lectura. Cuenta con cómodos bancos situados a la sombra de carballos e higueras, caminos en los que ir digiriendo todo lo que se haya leído y algunos refugios por si llueve; en el parque encontraremos la sede del Museo de Historia Natural de la Universidade de Santiago. Se trata de un edificio diseñado por el arquitecto Cesar Portela en el que podemos encontrar un fondo de especies digno de ver.

Hasta aquí nuestra selección. Aprovechen estos espacios, abran un libro y cuéntennos si las aventuras no saben mejor si se está rodeado de historia, naturaleza o belleza.

Comentarios